images

Blog

receta detergente para la colada

Elabora tu propio detergente para la colada

Haz como nuestras abuelas y anímate a hacer tu propio detergente en casa!…. ¡el jabón de la colada con tus propios ingredientes, pudiendo personalizarlo como más te guste!. Será una opción mucho mas ecológica, sostenible y además, beneficiosa para tu cuerpo..vamos solo ventajas, respecto a comprar el detergente industrial del super.

Tu detergente casero y artesano estará libre de químicos y aditivos y además será mucho menos contaminante por lo que colaborarás consumo mas responsable con el medio ambiente.

Ingredientes para detergente sólido
  • 200 gr de pastilla de jabón natural de la abuela
  • 75 gr de bicarbonato sódico
  • 75 gr percarbonato

Todos estos productos los puedes encontrar en Maravillas a Granel calle Hernani 6, Madrid o www.maravillasgranel.es

Preparación detergente sólido
  • Ralla el jabón de la abuela (lo mejor, es que el rallado sea fino) e incorpora el bicarbonato y el perbcarbonato… ¡LISTO PARA SU USO!...fíjate que sencillísimo es…..
  • Para que el jabón dure mas tiempo, antes de mezclarlo con el resto de productos, deja secarlo al sol en una bandeja con el producto extendido
  • Para aromatizar, basta incorporar unas gotas de tu aceite esencial preferido (lavanda, limón, etc.) mezclándolas previamente bien con el bicarbonato
  • Este detergente sólido (o en polvo) dura mas de un año y sirve para los lavados en agua caliente, ya que el percarbonato empieza a hacer efecto a partir de 40º de temperatura
Ingredientes para detergente en gel
  • 200 gr de pastilla de jabón natural de la abuela
  • 75 gr de bicarbonato sódico
  • 4 cucharadas soperas de vinagre de limpieza
  • 3_6 litros de agua

Todos estos productos los puedes encontrar en Maravillas a Granel calle Hernani 6, Madrid o www.maravillasgranel.es

Preparación detergente en gel

  • Ralla el jabón de la abuela e incorpora el bicarbonaato; al igual que el anterior, lo mejor de todo es que el rallado sea fino.
  • Pon a calentar 3 litro de agua y antes de que llegue a hervir, apágalo e incorpora el jabón de la abuela rallado. Una vez que el jabón está totalmente disuelto, agrega el bicarbonato poco a poco y una vez la consistencia haya cambiado (hacia gel) se incorpora las 4 cucharadas de vinagre (de una a una, ya que hace efervescencia)
  • Una vez frio, revisa la textura del gel y añade tanta agua (entre 2 y 3 litros) hasta lograr la consistencia deseda
  • Utiliza entre 80 y 100 ml de tu detergente casero para una lavadora y además no necesitarás utilizar suavizante ya que el vinagre  aporta suavidad y esponjosidad

Si quieres participar en un ciclo de limpieza más sostenibles, ven a Maravillas a Granel, no solo porque reducirás el plástico de envases en tus compras de productos sólidos o a granel sino porque encontrarás además productos y alternativas, naturales, ecológicas y beneficiosas para tu piel pero también para el Medio Ambiente

champú solido vs champú líquido

¿Cuáles son las ventajas de los champú sólidos frente a champús líquidos?

Encontramos numerosas ventajas en el uso del champú solido frente al líquido, no solo por los componentes en sí, sino también por el impacto ambiental que evita el uso de champús sólidos por la reducción de los botes de plástico.

Los champús sólidos necesitan menos agua en su elaboración y por tanto no es necesario añadir parabenos, emulsionantes, siliconas ni sulfatos que en su contra, sí contienen muchos cosméticos de convencionales o champús líquidos. Todos estos componentes mencionados irritan y pueden dañar la piel.

Además, y como comentábamos antes, al no requerir de un recipiente donde almacenarlo, como sucede con los líquidos, es muchísimo más beneficioso para el entorno y medio ambiente. Nuestros champús sólidos o bien no tienen ningún tipo de envoltorio (sino que se venden “al desnudo”) o en su caso, llevan  envoltorios 100% compostables.

Otro de los beneficios de los champús sólidos, es que duran mucho mas y ocupan mucho menos ..para que os hagáis una idea, un champú solido de 100 gr equivale a tres botes de champú líquido lo que en definitiva se traduce en un importante ahorro económico!

Si estos no son suficientes motivos, además el uso de champús sólidos  repercute positivamente en la huella de carbono (CO2 emitido) ya que a  la hora de transportar el producto,  pesa y ocupa menos espacio.

¿Nuestro consejo?

Hay muchos tipo o marcas de champú sólido y no siempre se acierta con el primero que pruebas.. pero no dejes de intentarlo. Es importante que cuando pases de una solución a otra le des un tiempo para que el cabello se acostumbre y se vayan retirando todas las siliconas, polímeros y otros componentes no beneficiosos acumulados durante el tiempo, pero sobre todo  todo fíjate que no incorporen SLS (Sodium Laureth Sulfate)

El jabón limpia muy en profundidad y la ausencia de ingredientes tensioactivos y conservantes entre otros, puede hacer que algunos cabellos no queden como se espere en los primeros lavados. Puede notarse sensación de pelo apelmazado o aspereza,  pero pronto empezarás a notar tu pelo con un aspecto mas limpio, suave y sedoso.

Si quieres participar en un ciclo de cuidado más sostenibles, ven a Maravillas de Jabón, no solo porque reducirás el plástico de envases en tus compras  de productos sólidos o a granel sino porque encontrarás además productos y alternativas, naturales, ecológicas y beneficiosas para tu piel pero también para el Medio Ambiente

diferencias entre detergentes biodegradables y ecológicos

¿crees que un detergente biodegradable es sostenible o no perjudicial para ti y el medio ambiente?

La mayoría de la gente piensa que si un detergente es biodegradable es un producto seguro de usar tanto para el medio ambiente como para uno mismo. El término bio o biodegradable NO es suficiente para ser sinónimo de sostenible y beneficioso para nuestra piel, ya que es necesario tener otros muchos factores en cuenta … ¿qué significa exactamente biodegradable? o mejor aún ¿cómo de rápido se degrada? … si nos ponemos a pensar, incluso un coche se degrada ..pero igual pasan siglos!!

En resumen, el término biodegradable no tiene por qué estar acreditando que sea un producto sostenible, ya que puede ser biodegradable, pero tardar mucho en degradarse o no hacerlo de forma natural; o incorporar componentes realmente perjudiciales como, fosfatos, parabenos, desincrustantes con ácidos corrosivo y otros derivados del petróleo.

Cuando se elaboraban artesanalmente en casa los jabones a base de aceite usado, agua y sosa, contaminaban mucho menos que jabones o detergentes que ahora podemos encontrar en cualquier supermercado o droguería. Con la sofisticación de los productos químicos, los detergentes han ido incorporando agentes sintéticos tóxicos, que, si bien producen efectos blanqueantes, desincrustantes o antibacterianos, también provocan un grave impacto ambiental en los diversos acuíferos y medios naturales de contacto.

Estos agentes o componentes químicos como tensioactivos pueden ser de diferente tipo (aniónicos, catiónicos, …); algunos de ellos son derivados del petróleo, y por mucho que se enmascaren como biodegradables, esto no se cumple si los mismos no se degradan rápidamente después de ser derramados al agua (evacuados a través de los desagües y cañerías).. deben ser considerados altamente biodegradables. Si no se cumple este principio, la biodegradabilidad no existe, generando un grave impacto para la vida acuática.

Otro elemento presente en los detergentes industriales, que pueden tener el cartel de “biodegradable” son los fosfatos, que tienen una incidencia muy negativa sobre los medios acuáticos; éstos son un importante nutriente para las algas, y de este modo crecen desaforadamente y roban la luz a las plantas de ríos y lagos, provocando un fenómeno conocido como eutrofización que acaba con las comunidades acuáticas.

En definitiva, el requisito de biodegradabilidad es muy laxo  y poco exigente para poder denominar a un detergente como sostenible; solo habla de  los tensioactivos olvidando el resto de componentes, que pueden llegar a ser el 80% del total de producto.

¿Qué implica que un detergente sea ecológico?

No consideramos ecológicos la mayoría de los productos de limpieza industriales y por supuesto tampoco los que se denominan bio o biodegradables ya  para entrar en la categoría de producto ecológico y merecer la etiqueta, tal como los considera la Unión Europea en su reglamento  CE nº66/2010,  el detergente debe cumplir una serie de requisitos, tales como:

  • Utilizar tensioactivos naturales como los derivados del aceite de coco, saponaria, etc.
  • Usar sólo de blanqueantes naturales
  • No utilizar perfumes sintéticos
  • Producción con un reducido coste energético y a partir de energías renovables
  • Uso de envases biodegradables
  • Etiquetado preciso
  • No testar los productos con animales
  • Contar con el aval de certificación ecológica como son Ecocert o Ecolabel; en el caso de Ecocert, por ejemplo, exige para poder obtener dicha certificación, que el 95% de los componentes sean de origen natural.

Cierto es que estas certificaciones implican un coste adicional para los fabricantes que quieren disponer de dicho sello y ello repercute necesariamente en el precio final del producto que encontramos en los comercios; pero por otro lado ofrecen una seguridad certera de que el proceso de fabricación y los componentes son naturales y totalmente respetuoso con el medio ambiente; tal es así, que  el agua que se usa para lavar la ropa, sirve posteriormente  para  regar las plantas (ej Detergentes marca Biobel)

También se pueden encontrar detergentes más naturales que si bien cumplen con muchos de los requisitos exigidos por dichas organizaciones certificadoras, sus productores jaboneros no tienen la capacidad económica para abordarla, pero son tan sostenibles en su composición, fabricación y packaging (envases Bag in Box), como lo pueden ser los certificados ecológicos.

¿Nuestro consejo?

Si quieres participar en un ciclo de limpieza más sostenibles, ven a Maravillas de Jabón, no solo porque reducirás el plástico de envases en tus compras a granel sino porque encontrarás además detergentes, por supuesto biodegradables, pero tambien más naturales (sin fosfatos, sin parabenos, sin conservantes) y ecológicos certificados.

En busca de envases sostenibles: Sistemas bag in box

¿Por qué elegimos sistemas bag in box para nuestros detergentes a granel?

Llevamos ya dos años con la jabonería abierta y hemos aprendido mucho en este  “corto recorrido”. Estamos en continua búsqueda de productos que sean lo más naturales posibles y con el menor componente químico que pueda ser perjudicial para nuestra piel y nuestra salud. Sin embargo, no nos quedamos ahí: también buscamos que los envases que contienen los jabones que vendemos a granel sean lo más sostenibles posible. Y aquí es donde también encontramos un reto importante: los recursos son limitados y queremos fomentar que no se practique la cultura de usar y tirar, o si no hay más remedio, que sea lo mínimo posible.

Hemos valorado diferentes sistemas, que por otro lado deben cumplir con la regla de coste-eficiencia para conseguir poder ofrecer productos de buena calidad, con un impacto sobre el medio ambiente lo más cercano a 0 y por otro lado que sean asequibles para todos los bolsillos.

Tras evaluar estas tres variables nos decidimos por los sistemas bag in box (BIB) que ofrecen grandes ventajas en comparación a bidones surtidores de plástico

Ventajas de los sistemas bag in box:

Reduce el número de materias primas

Los componentes con que se fabrica todo el sistema BIB  (cajas, bolsas, dosificadores, etc.) están producidos con materiales menos dañinos con el medio ambiente.

Una bolsa de bag in box de 5 litros necesita un 70% menos de plástico que una botella del mismo material y capacidad.

Menor coste de transporte 

Los dispensadores BIB permiten reducir costes de almacenamiento y transporte. Es posible almacenar y trasladar un número mayor de envases BIB, ya que estos envases pesan menos y se reduce la cantidad de combustible que se necesita para su transporte, consiguiendo así una reducción de la huella de carbono.

Menor contaminación ambiental

El bag in box es un sistema respetuoso con el medio ambiente y presenta una reducida huella de carbono. Lo que además se traduce en una reducción de los costes de reciclaje, ya que tanto la bolsa como el cartón son reciclables.

Otros comercios, en el ánimo de reutilizar los bidones de plástico dispensadores han creado un sistema circular donde, una vez vaciados de producto, se devuelven al productor para que los limpien y los vuelvan a rellenar.  Este sistema sin duda es mejor que desechar o pretender reciclar todo los envases de plástico generados – sólo una pequeña parte de los plásticos se reciclan, el resto, va a parar a nuestros océanos – Sin embargo, este sistema circular, supone un  mayor perjuicio que alternativas como el BIB, debido al impacto en la huella de carbono generada por el  transporte y el consumo de agua que se emplea su limpieza.

Más prácticos

Los sistemas bag in box están compuestos principalmente por una caja, una bolsa y un tapón dosificador. Gracias a este último elemento, es posible extraer únicamente la cantidad de producto que necesitamos sin desperdiciar nada. Asimismo, el detergente se mantiene en unas óptimas condiciones durante mucho más tiempo, ya que su sistema impide que entre aire en su interior.

¿Nuestro consejo?

Protégete a ti y a los tuyos con productos lo más saludables y naturales posibles y protege el medio ambiente dándole una oportunidad a tus envases tras su uso. Y si vives en Madrid, ven a Maravillas de Jabón a rellenar tus envases con nuestros detergentes a granel y así empezar un ciclo de limpieza más sostenible.

 

 

Tipos de jabón

Antes de iniciarnos en esta aventura de los jabones, habíamos escuchado en innumerables ocasiones que había muchos tipos de jabón, pero lo cierto es que no teníamos mucha idea de las diferencias entre unos y otros. Ahora que ya estamos un poco mas instruidas en la materia, y como por algo hay que empezar, hemos decidido iniciar este blog con un básico esencial sobre jabones: sus inicios, qué tipos podemos encontrar y cómo se pueden clasificar.

El jabón es un producto cosmético que utilizamos para lavarnos y eliminar la suciedad. No se conoce a ciencia cierta ni cuándo ni dónde se elaboró el primero, pero se piensa que pudo ser en el Monte Sapo, junto al río Tíber, donde en una serie de rituales, se mezclaba la grasa de animales sacrificados con restos de ceniza. Los esclavos fueron los primeros que adviertieron, al mezclar esa amalgama de sebo y ceniza con el agua del río, de sus propiedades de limpieza, primero en las manos y más tarde en las prendas de vestir.

 

Sea real esta u otras teorías sobre el hallazgo del jabón, lo cierto es que la industria jabonera prosperó rápidamente en toda la zona mediterránea, tanto en España como en Italia, como consecuencia de la gran cantidad de aceite de oliva presente en estos países.

Con independencia de la forma de elaboración, el jabón limpia gracias a sus propiedades humectantes (haciendo que lo que se va a limpiar retenga la humedad, facilitando así la limpieza) y detergentes (capaz de emulsionar las grasas y los aceites favoreciendo que se disuelvan en agua sustancias insolubles); finalmente, las moléculas jabonosas permiten que las gotas de suciedad queden rodeadas por una envoltura de jabón en un proceso que funciona mejor en agua caliente y mas aún si se frota.

Hay muchas formas de clasificar el jabón: por su método de elaboración, su composición, el producto resultante, etc., pero yo me voy a focalizar en los jabones que todos conocemos y de los que hemos oído hablar, y aun así no sabemos muy bien cuáles son sus características y en qué se diferencian unos de otros. Así, entre los tipos mas populares podemos encontrar el jabón de Marsella, el de Castilla, el de Alepo, el jabón azul y blanco (portugués), el jabón de brea, el de coche, el de afeitar, y así un largo etcétera. Yo me voy a centrar en los cuatro primeros.

El jabón de Marsella (o savon de Marseille) es un jabón tradicional, fabricado en Francia, en la ciudad que le da nombre y elaborado a base de aceites vegetales; por lo que es 100% vegetal y de una calidad excepcional. Contiene tres tipos de aceite que deben estar presentes en un 72% en su formulación. El auténtico jabón de Marsella tiene forma de cubo de 600 g, es de color verde o blanco y lleva una indicación de extra puro del 72%; no contiene ni colorantes ni conservantes ni perfume, y nunca grasas animales.

Por otro lado, el jabón de Castilla se fabrica a base de aceite de oliva, sosa y agua, y recibe su nombre por haberse producido a gran escala en territorios de la Corona de Castilla. No debe confundirse con el de Marsella, que utiliza aceites vegetales de diferente procedencia, mientras que el de Castilla únicamente contiene aceite de oliva. A diferencia de los métodos de producción de jabones de otros territorios (como por ejemplo Países Nórdicos, en los que se usaba grasa o sebo animal), en la zona de Castilla existía abundancia de cultivos y prensado de aceite de Oliva y muy pronto se descubrió que este importante ingrediente producía un jabón de una calidad muy superior.

El jabón de Castilla se convirtió en un producto deseado, no solo por sus beneficios para la piel, sino también porque pronto el mundo de la medicina descubrió sus valores, y se convirtió en la primera elección de muchas de las familias reales de toda Europa.

El jabón resultante que produce el aceite de oliva al saponificarse es muy suave y delicado. El aceite de oliva también contiene Escualeno que tiene la capacidad de ayudar a la piel a retener la humedad, al mismo tiempo que nutre y suministra protección para todo tipo de pieles, especialmente las secas y sensibles. Es no graso, lo que significa que de ninguna manera restringe u obstruye los poros. También se ha probado que acelera el proceso de cicatrización debido al contenido de Vitamina E. El Escualeno de oliva ayuda a la capacidad que posee la piel para regenerarse y nutrirse de manera natural.

El de Alepo es un jabón de aceite de oliva sobreengrasado con aceite de laurel, que viene produciéndose de manera tradicional en la ciudad de Alepo, al norte de Siria y podría considerarse el antecesor de jabón de Marsella. Las materias primas que se utilizan para su elaboración son aceite de oliva de segunda presión, hidróxido de sodio (sosa) y aceite de laurel en proporción variable. Tiene una característica particular y es que cuando se sumerge en agua flota. Es hipoalergénico y gracias al laurel, antiséptico, que lo hace muy recomendable para el tratamiento del acné juvenil.

Finalmente, otro jabón que nos llama la atención es el jabón azul (o portugués) que guarda similitudes con el jabón de Marsella, aunque presenta un color diferente. Este jabón guarda el mito de los portugueses, que poseen la fama de tener un buen pelo y de ahí que se caracterice por sus propiedades para evitar la caída de este.

Y hasta aquí la primera entrada. Esperamos que os haya gustado. Si tenéis alguna duda u os gustaría conocer más sobre el jabón, dejadnos comentarios y os respondemos en cuanto podamos. Gracias.

Hola👋
¿En que podemos ayudarte?
Maravillas de Jabón